domingo, noviembre 25, 2007

Rambla del Quixal

Hoy hemos estado por los alrededores de Yátova, Buñol y Requena, concretamente por la rambla del Quixal y las Moratillas.

Llegamos a la gasolinera y ya estaban todos, formando corro alrededor del “Poalet de mandarines”, gentileza de José y Mari. Salimos en dirección al albergue Mijares donde íbamos a comenzar la ruta de hoy. Después de pasar Yátova y un montón de cuevas, llegamos al albergue y empezamos la ruta camino del barranco, por una pista con bastante barro.

Una vez dentro del barranco no hay senda definida, ni señales, por lo que cada uno es libre de ir por donde quiera, no hay ningún problema en perderse, pues no hay que salir del barranco hasta llegar a una casa de labranza. El tramo se hace entretenido por las rocas que tienes que sortear e incluso escalar. Al llegar a la casa de labranza almorzamos al sol pues la temperatura era fresca, buscamos piedras para sentarnos, las cuales estaban súper heladas al igual que unos troncos que estaban llenos de escarcha. Gracias al vinito, al café, a las infusiones..........entramos en calor y seguimos la marcha, esta vez siguiendo las señales del GR 7 que cogimos en este punto y que nos llevaron a la pista que viene de Fuente Umbría hacia las Moratillas.

Es la única subida de consideración en toda la ruta y se hizo sin ninguna dificultad todos en grupo llegamos a lo alto y seguimos hasta las Moratillas donde nos hicimos la foto de grupo y comimos algunos madroños.

En este punto José Manuel nos propuso una ruta alternativa para no ir por la pista, pero no sin antes advertirnos que era una ruta desconocida y que la había confeccionado con mapa y GPS y que el único problema era que si no lo conseguíamos habría que volver al punto de inicio y seguir por la pista hasta los coches. Hubo unanimidad y fuimos detrás de él. En principio era un recorrido botánico que se ha abierto y que al poco abandonamos para ir a la trocha entre carrascas aliagas y otros arbustos, pero que al final enlazamos con la pista, un acierto por parte de José Manuel. Este tramo se hizo también entretenido incluso divertido pues cuando iba yo solo por otro camino en dirección a donde estaban los demás, de detrás de un arbusto me salió “UN JABALÍ”, que susto que me dio el condenado. La verdad es que era nuestro amigo Toni que lo imitó muy bien, pues como oyó ruido por arriba de él y los demás estaban por debajo pensó... ¿quien ira o que será lo que se mueve? y entonces al verme se escondió e imito al jabalí para asustarme.

Una vez en la pista y tras habernos asomado al mirador para observar la rambla del Quixal por donde habíamos ido, volvimos a los coches con buen paso, en grupo y contentos de haber compartido risas y caminado un sábado más, juntos.

Despedidas y hasta la próxima.MAS FOTOS

Si quieres dar tu opinión de la ruta entra en comentarios.


PD. Tengo pensado hacer una encuesta sobre las rutas que mas nos han gustado, la publicare el miercoles.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que esta era facilita.
Pero esta bien para animar a la gente.

La compañia, como siempre, lo mejor.
Nos vemos en la proxima.
Animo con la encuesta.
Merche.

Anónimo dijo...

L`eixida de esta semana va ser presiosa,surtirem al barranc del quixal,caminant per dins dell. Despres de disfrutar del entrepa en armonia de tot el grup, emprengerem la marcha trobant els petits arbres que tenien gotes de aigua,donaba la impresio que fosen perles, fou presios,molta vegetasio
pins y madroños que mos obsequiaren
els seus fruits.Molt bona excursio.

Carmen.k dijo...

Una ruta muy entretenida,primero por el barranco sorteando y trepando por las rocas y luego peleando con la vegetación pues como no había senda ibamos a lo salvaje.
A mi también me llamó la atención las gotitas de agua congeladas que habían en los arbustos parecian lágrimas apunto de caer,una imagen encantadora.

Toni dijo...

Después de la anterior donde no se cunplieron mis expectativas, creo que a sido una elección muy buena por parte de J.M, el barranco ameno, el sendero botánico muy educativo, ir a la trocha una aventura "para algunos mas que otros que por casi se lleva un bastonazo al hacer el gracioso" en definitiva una gran excursión con la que acabe con muy buen sabor de boca.