domingo, octubre 07, 2007

Castillo y Nevera de Castro.

Con tiempo de sobra para tomar café me presenté en la gasolinera de la pinada donde habíamos quedado y cuando llegué ya estaba Miguel, como es habitual, pero me extraño que Luis y Pedro estuvieran tan pronto, ay despistadillos, que habíamos quedado a las 7:30 y no a las 7. Los demás fueron llegando hasta un total de 23 de los cuales 7 era la primera vez que venían con el grupo a los que damos la bienvenida.

Llegamos pronto a Alfondiguilla, aparcamos los coches y nos preparamos para iniciar la ruta. Aunque el recorrido hasta el castillo ya lo había hecho, fuimos siguiendo las señales azules que poco a poco nos adentraron en el bosque de alcornoques, algunos con sus troncos rojizos.

La senda va tomando altura, dando algún respiro, hasta que llegas a vadear el último barranco. Luego empieza la subida mas fuerte hasta el collado donde nos reagrupamos para retomar el último tramo hasta el castillo donde almorzamos al rasero de la muralla pues hacia mucho aire. Después de almorzar como de costumbre nos hicimos la foto de grupo y nos fuimos en dirección a la nevera de Castro, que se encontraba en la otra ladera por lo que tuvimos que descender y luego subir hasta la nevera. En el último tramo antes de llegar a la nevera, un grupito optó por quedarse ya que había que guardar fuerzas para volver.

Vista la nevera volvimos a unirnos al grupo y seguimos la ruta con paso más ligero pues íbamos de bajada y por pista. Llegamos a un cruce donde se propusieron dos opciones, seguir rectos y llegar por pista al pueblo o coger a la izquierda para bajar por el barranco hasta el pueblo, esta ultima era un poco más larga. Como Emilio tenia prisa porque entraba a trabajar se fueron por el mas corto Miguel, Carmen K y Emilio, los demás fuimos en busca del barranco.

Según leímos en las anotaciones que llevaba José Manuel, después de pasar un puente y antes de subir se encuentra a nuestra derecha la senda que nos llevaría por el barranco, pero nos dimos cuenta cuando ya estábamos arriba que el camino que llevábamos no era el correcto pues aun seguía subiendo, por lo que desandamos hasta encontrar la senda que esta un poco escondida y nada señalizada.

Cuando estábamos subiendo por la pista la cara de todos era de cansancio pero cuando recorríamos la senda por el barranco nos cambió la cara por completo, se nos contagiaba lo que la senda nos daba, frescura y satisfacción por estar en aquel sitio y poder admirarlo.

Cuando llegamos al pueblo estaban Miguel y Carmen K esperándonos, nos despedimos y hasta la próxima.

PD. No nos explicamos como se puede ser tan despiadado con estos parajes tan encantadores y tratarlos de esta manera. ¿Lo hacéis en vuestra casa? ¿Tiráis la basura en vuestra habitación? Ser respetuosos con la naturaleza no cuesta tanto. Procuremos conservar lo que tenemos. Nuestros hijos lo agradeceran.

Si quieres dar tu opinión de la ruta entra en comentarios.MAS FOTOS

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias este recuerdo del dia y por lo bien que nos atendisteis y la paciencia demostrada.
Sois(somos) un gran grupo.
Merche y family!!
Ciao y hasta la proxima.

Anónimo dijo...

Hola Kiquet,es verdad tu comentario,no hay respeto a la naturaleza.Las fotos preciosas y la compañia como siempre,un saludo Mari y Jose,nos vemos la proxima.

carmen.k dijo...

Una ruta preciosa,me ha gustado mucho y eso que no volvi por el barranco, que despues de ver las fotos creo que hubiera cambiado la cervecita de la espera por el paseo del barranco.
PD.Un punto negativo ,al entrar al cstillo de castro senti verguenza ajena al ver toda esa basura,con lo poco que cuesta llevarse cada uno lo suyo y dejar el sitio limpio
como estaba.Carmen.k

Toni dijo...

Precioso reportaje de una maravillosa ruta donde francamente disfrute como hace tiempo que no lo hacia, como dice tu y el resto de compañer@s es una lastima la poca sensibilidad de la gente con su entorno.
Un saludo a tod@s.