jueves, agosto 30, 2012

Visita relampago Pico Perdiguero

Este martes Juan Carlos y yo hicimos una escapada relámpago a los Pirineos de Huesca, nos propusimos subir al Perdiguero (3140m) pensamos en dejar el coche al final de la carretera que va de Benasque hacia el hospital de Benasque, bajar por ella hasta el Puente de Lliterola , subir por el valle de Lliterola, pasar por la cabaña de lliterola, Ibonet de LLiterola, pico Perdiguero, ibón Blanco de Lliterola, portal de Remuñe, rio Remuñe y todo el valle de Remuñe hasta el coche.

Salimos de Valencia a las 6:00h del martes y después de varias paradas para descansar llegamos a Benasque un poco más y final de trayecto en coche eran las 12:30h, buscamos un sitio a la sombra y cerca del agua y nos preparamos para la travesía, dejamos todo lo que creímos oportuno para no llevar sobre peso y comenzamos eran la 1h y corría una ligera brisa que nos vino muy bien.



 Desde la misma carretera se puede apreciar la magnitud de las montañas que tenemos alrededor, pero conforme vas tomando altura se va duplicando, donde mires no tiene desperdicio, nosotros íbamos parando de cuando en cuando para descansar del viaje, ya que el año pasado lo pasé mal en la vuelta al Posset. Así  podíamos recrearnos más con las vistas.
 Pasamos cerca de la cabaña de Lliterola, vimos a gente allí, nosotros seguimos camino hasta llegar a un ibón pequeño, en el había mas gente, nos detuvimos a picar unos frutos secos y a descansar.


El cansancio ya se iba notando pero seguimos a delante llegamos al ibonet de Lliterola y vimos dos tiendas y varios sitios donde montar nosotros. Como eran aun las 3:30h no sabíamos que hacer si quedarnos o continuar hacia arriba, ya que no sabíamos si habría sitio para montar la tienda mas arriba. Vimos a un grupo que bajaba y decidimos preguntarles, nos fuimos hacia ellos por lo que abandonamos la ruta que llevábamos en el trak, no me di cuenta hasta que estábamos arriba. Ellos nos dijeron que no habían visto nada, que una vez remontado lo que estábamos subiendo era todo roca pero que antes de llegar allí habían algunos sitios con hierba que nos podían servir, así que decidimos subir y en cuanto encontráramos un sitio detenernos.
Después de más de 7km y 750m de desnivel nos plantamos, encontramos un sitio maravilloso, un balcón que ya quisiéramos tener en casa, quitamos algunas piedras más grandes que nos molestaban y montamos la tienda, eran sobre las 4:30h.


Aun nos quedaba bastante tiempo para cenar así que estuvimos tomando fotos y charlando pero sobretodo aguantando un viento fresco que no fue del agrado de ninguno de los dos. Cuando eran las 6:30h y por unanimidad de los dos decidimos cenar, preparamos el hornillo y Juan Carlos preparó unos fideos que nos sentaron de categoría ya que estaban calentitos picamos un poco de jamón y fuet, recogimos y viendo que el frío iba en aumento decidimos meternos en la tienda e intentar dormir o descansar. En la tienda se estaba de categoría, ya que no notabamos el viento, nos metimos en los sacos y a contar ovejitas, 1, 2, 3…. ¿Quien es el guapo que se duerme a esas horas? Pues ninguno de los dos, callados y escuchando el viento soplar sobre la tienda pude dormir a plazos, hasta que mire el reloj por primera vez y vi que eran la 1.30h bueno paciencia, pensé, intentaré dormir algo más.
 . La luz de la luna iluminaba tanto que desde el interior de la tienda parecía que era de día, cuando volvía ver el reloj eran ya las 4h y el cielo se había oscurecido, pensé alguna nube impide que la luna brille ¿no nos lloverá? Y sobre las 4:30h escuche caer gotas sobre la tienda pero fueron cuatro gotas de nada. A las 5:15h sonó el despertador de Juan Carlos que también llevaba rato despierto y decidimos recoger, desayunar, el cielo estaba parcialmente nublado y se veían pocas estrellas, cuando estuvimos apunto comenzamos la ascensión al Perdiguero. Nos cayeron unas cuantas gotas más  y como precaución protegimos las mochilas y nos enfundamos los chubasqueros pero a los 10minutos decidimos quitárnoslos pues el cielo no estaba amenazante.


Nos equivocamos y nos pasamos el comienzo de la subida, también es verdad que hay un montón de fitas pero fuimos siguiendo las más alejadas de la subida principal y cuando nos dimos cuenta tuvimos que ir a buscarla, en diagonal y subiendo de roca en roca enlazamos con el trak. Una subida cansina, mirando hacia arriba, a veces te girabas para ver la gran cordillera Pirenaica y te armabas de valor y para arriba, no esta nada definida la senda, muchas veces vas de roca en roca, otras ves un trocito de senda pero esta chungo para seguirla.







. Cuando llegué arriba había un hito más alto y pensé ya hemos llegado pero cunado llego Juan Carlos me dijo que el perdiguero era el que se veía más allá, bueno pensé lo damos por bueno y disfrutamos de las vista un rato y nos bajamos pero cuando se lo comente a Juan Carlos leí en su rostro ya que estamos aquí  y tenia toda la razón y para allí que nos fuimos, dejamos las mochilas ya que debíamos volver por el mismo sitio y nos acercamos al Perdiguero, IMPRESIONNTES ya me habían comentado Paco Javi que a pesar de ser un 3000m poco frecuentado es uno de los que mejores vistas tiene y puedo atestiguar que no se ha ido ni un ápice. Tuvimos la gran suerte de que estuviera parcialmente nublado así que han salido unas fotos magnificas.






El cansancio estaba haciendo mella ahora tocaba bajar, en teoría mas fácil y más descansado pero no fue así, desde el pico hasta el ibón como la subida, de piedra en piedra y tiro por que me toca, dicen de los 6000 escalones de la ruta de la Catedral del Senderismo en Flex pues esto lo supera y además escalones irregulares pues tenias que ir viendo muy bien donde ponías el pie para no caerte, así fuimos hasta el ibón, llenamos las botellas y comimos unos frutos secos, descansamos un poco y empezamos a subir hacia el Portal de Remuñe siguiendo las fitas y poco a poco llegamos hasta arriba otra parada y ya todo de bajada, teníamos el valle de Remuñe a la vista pero también la inmensa pedrera que había hasta el río, bueno que le vamos hacer nos armamos de valor y seguimos.

 




Este valle no es tan bonito quizá por la cantidad de rocas que tiene o por lo cansado que íbamos. ¿Cuando se acabaran las rocas? …Casi llegando al río ya pudimos pisar algo de hierba pero no se que era mejor si la hierba o las rocas pues hacia como montículos y en tres ocasiones me torcí el tobillo pero sin consecuencias, Juan Carlos también tubo alguna caída pero tampoco grave.


 Cuando ya estábamos en la senda del río creíamos que ya solo nos quedaba un paseo hasta el coche pero no cada dos pasos tenias que sortear ¿Qué?... Pues claro, otra piedra. Y por fin llegamos a la carretera ya las caras se transformaron en satisfacción el mal rato de la bajada se iba disipando y tomaba fuerza el haberlo conseguido.



  Nos aseamos un poco en un riachuelo que hay en la carretera y emprendimos el regreso a casa eran las 14:00h. Nos detuvimos en varias ocasiones a estirar las piernas y a las 19:30h llegábamos a casa una buena ducha una buena cena y a descansar el año que viene más.

PD. Una ruta bastante dura por la gran cantidad de piedras que tienes que sortear, pero las vistas tan impresionantes que se divisan desde lo alto valen la pena.


5 comentarios:

Pablo dijo...

Unas fotos muy buenas. Enhorabuena por el ascenso Kiquet y Juan Carlos.
Saludos.

miguel dijo...

enhorabuena,por las fotos tubo que ser bastante durilla pero creo que la disfrutasteis mucho, me alegro,un saludo

Mari y Jose dijo...

¡ Kiquet ! Unas magnificas fotos que describen el paisaje tal cual es.
Ha valido la pena el esfuerzo realizado, pues al final habeis conseguido vuestro objetivo.
Enhorabuena a los dos.

Luis G. dijo...

Guardo un mal recuerdo de ese tres mil...

Me alegra mucho que lo consiguierais, Kiquet...



Enhorabuena a los dos!!!

SimonCorresendas dijo...

Enhorabuena a los dos, conociéndoos y de la forma que la relatas, debió ser muy dura y exigente, aunque lo conseguido ahí queda.

Un abrazo

Simón